This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website.

ItalianITEnglish (UK)Frenchfr-FRSpanishES

Lunes, 17 Abril 2017 06:39

50 años de consagración religiosa de Sor Paulina Matamala Featured

"Me llena de alegría el Señor, mi alma exulta en mi Dios"
El 25 de marzo de 2017, en la solemnidad de la Anunciación del Señor, en la Capilla Divino Maestro en Santiago, Sor M. Paulina Matamala celebró los 50 años de su consagración religiosa. 
En la celebración participaron sus hermanas de la delegación Chile, su familia, los amigos del Divino Maestro y otros miembros de la Familia Paulina, amigos y fieles que frecuentan la capilla, y los sacerdotes que acompañaron a la hermana en su vida espiritual. P. Roberto Valderrama presidió la celebración con el P. Edgardo Ojeda y el P. Felipe Pardo como concelebrantes.
 
Fue un alegre momento de compartir de manera sencilla y fraterna.
 
Sor M. Paulina narra:
"Con alegría doy gracias al Señor por Su infinita misericordia y por el amor que me ha regalado en la vida como Pía Discípula del Divino Maestro, por su llamada y por todas las gracias que me ha concedido en  estos 50 años de vida consagrada.
No había pensado en la vida religiosa como opción de vida. 
Una tarde, leyendo una revista sobre la Congregación, pensé: las hermanas rezan, tienen la santa Misa todos los días, se confiesan cuando quieren, rezan y asisten a los sacerdotes en sus necesidades. 
El 6 de enero de 1964 a los 25 años ingresé en la Congregación.
Hice el noviciado en Córdoba, Argentina y la primera profesión junto a mis compañeras el 25 de marzo de 1967. Era el día de Pascua. Recibí el nombre de María Paulina. Ha sido una hermosa fiesta que recuerdo siempre con amor y gratitud a Jesús.
 
En estos 50 años de vida consagrada he servido al Señor en los varios servicios que me han sido confiados por la comunidad. He crecido en la disponibilidad y los he realizado con amor, en libertad interior, sirviendo con alegría a las hermanas que he podido escuchar y ayudar. La gracia del Señor me ha sostenido en todo. Le pido perdón a Él, a mis hermanas, a mi familia y a todas las personas que he atendido en mi servicio, por todo lo que no hice según su Voluntad.
¡Gracias, Jesús; gracias hermanas de mi comunidad! Doy gracias a mi familia, a todos ustedes que comparten conmigo hoy mi acción de gracias al Señor por su amor hacia mí". 
 
Read 192 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.